MOLINO DE MAREAS DEL RÍO ARILLO

Por: Laura Allely Verdier

Recientemente apareció en el diario de Cádiz un artículo que ponía su atención en el actual estado en el que se encuentra el molino de mareas del río Arillo, pieza que forma parte del conjunto de arquitectura industrial salinera de la Bahía de Cádiz. Nos pareció una buena ocasión para acercarnos a este edificio y entender su tipología y lo que la industria salinera supone para la Bahía de Cádiz.

AUFI.Patrimonio Industrial

Titular de la noticia aparecida en el diario de Cádiz.

Los molinos de mareas tienen una enorme importancia en la economía de la Bahía, a pesar de que actualmente muchos han sido abandonados, como es el caso de río Arillo. Estas edificaciones aprovechaban la fuerza inagotable de las mareas para hacer girar un sistema de piedras que se encontraba en su interior y realizar la molienda, habitualmente de trigo, aunque también se empleaban para otros cereales.

Se solían construir en entrantes costeros que facilitaban el embalsamiento del agua con la subida de la marea, teniendo en cuenta la amplitud de las mareas y el desarrollo demográfico y portuario del lugar.

AUFI.Patrimonio Industrial

Cartografía: L. Ménanteau y L. Pourinet (2002), ©Géolittomer, LETG-UMR 6554-CNRS, Nantes.

Su funcionamiento depende del estado de la marea, pleamar o bajamar. Cuando la marea sube, el agua inunda las zonas más altas de las marismas. Una vez alcanzada la pleamar o marea alta, el agua queda retenida mediante un sistema de compuertas. Cuando la marea baja y existe un desnivel suficiente, las compuertas se abren liberando el agua acumulada. El flujo del agua hace girar una rueda (rodezno) que transmite la energía a los engranajes que accionan las piedras del molino.

AUFI.Patrimonio Industrial

Molino de Río Arillo, entre Cádiz y San Fernando.
A la izquierda, sección mostrando el funcionamiento de uno de los mecanismos del molino:
1. Puente. 2. Rodete. 3. Cárcavo. 4-5. Eje. 6. Aliviadero. 7. Piedra solera. 8. Piedra volandera. 9. Guardapolvo. 10. Compuerta. 11. Tolva. 12. Saetín. 13. Caño. 14. Tragaluz. 15. Caldera o presa. 16-17. Ventanas. 18. Azotea.
A la derecha, perspectiva del conjunto de la edificación y de su entorno:
1. Nave central. 2. Caldera. 3. Marea vaciante. 4. Marea creciente. 5. Sector demolido. 6. Caño del río Arillo. 7. Salina Los Tres Amigos. 8. Salina San Félix.

El molino de mareas del río Arillo fue uno de los más importantes que existieron en la Península Ibérica, además de tener gran relevancia en el occidente atlántico, debido, principalmente, a su gran tamaño (doce piedras moledoras) que le otorgaba una gran capacidad de molienda.

Fue construido en varias fases, comenzando en 1798 y con tres ampliaciones sucesivas que le dieron la forma que podemos ver actualmente. Desde el año 2002 está considerado bien de interés cultural en el Catálogo General de Patrimonio Histórico Andaluz.

Su estructura hace que se distinga de la tipología tradicional de molino de mareas, habiendo sufrido ampliaciones y modificaciones a lo largo de los años que estuvo en funcionamiento, como respuesta a los cambios en la industria, así como a los cambios en las costumbres de la época.

La composición en planta esquemática y funcional está relacionada con la arquitectura industrial y militar, con gran rigor geométrico en su estructura, creando de este modo un edificio económico y fácilmente ampliable. En la crujía principal se ubicaban las piedras de molienda, dejando las demás dependencias para almacenar el grano y para vivienda.

AUFI.Patrimonio Industrial

Foto aérea de google maps.

Constructivamente, se emplea cantería de piedra ostionera, dispuesta en arcadas en la zona que está en contacto con el agua, e hileras de mampostería para el edificio, reforzando vanos y esquinas con bloques de cantería del mismo material.

AUFI.Patrimonio Industrial

Fachada Sur del molino en su estado actual. Fotografía de Laura Allely Verdier.

AUFI.Patrimonio Industrial

Fachada Norte del molino en su estado actual. Fotografía de Laura Allely Verdier.

En la Bahía de Cádiz llegaron a existir alrededor de una docena de molinos de mareas, siendo el del río Arillo el de mayor tamaño. Con la llegada de la energía eléctrica y la introducción de otros medios para la molienda del grano, estos molinos quedaron paulatinamente en desuso.

Actualmente, desde la administración, se intenta actuar sobre estas edificaciones mediante la recuperación y denuncia del estado en el que se encuentran. Se trata de introducir estos elementos en la memoria colectiva del lugar, que por diversos motivos han sido abandonados por el tiempo y por las personas.

AUFI.Patrimonio Industrial

Fachada Norte del molino en su estado actual. Fotografía de Eulogio García (diariobahiadecadiz.com)

El molino del río Arillo es, junto con los demás molinos existentes en esta latitud, una importante referencia en el paisaje, así como una pieza relevante a la hora de entender la historia económica gaditana. Su abandono y el de otros que están en estado similar pone una vez más de manifiesto la poca importancia que se les otorga a estas obras de ingeniería que, a pesar de haber sido concebidas con un uso industrial, forman parte de la memoria del lugar en el que se encuentran.

Nos llama la atención que existan senderos visitables como este que ponen en valor el parque natural Bahía de Cádiz y las salinas que lo conforman, y que se deje perecer este tipo de edificios que otorgarían un mayor interés a este tipo de iniciativas culturales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s