FÁBRICA DE CEMENTOS ASLAND. LOS SANTOS DE MAIMONA (BADAJOZ)

Por: Mónica Ruiz-Roso Luna

Tras la Guerra Civil Española surgieron, en todo el territorio nacional, políticas industriales y de reconstrucción a las que se unieron distintos planes parciales regionales, planes desarrollistas entre los que se encontraba el Plan Badajoz.

AUFI.Patrimonio Industrial

Portada de la revista “Temas Españoles”, año 1956.

En este Plan, aprobado en 1952, se proponía poner en riesgo y explotación las Vegas del Guadiana y parte de la Serena con nuevos cultivos (algodón y arroz). Para ello se debían construir urbanizaciones y pueblos donde asentar a las masas campesinas, colonos y aparceros, una red viaria que diera salida a los productos y, por supuesto, una infraestructura de canales y embalses para los aprovechamientos propuestos.

Para acometer este volumen de obras, era necesario disponer de una gran cantidad de cemento, por lo que se planteó la posibilidad de construir una fábrica de cemento en la provincia de Badajoz.

Las primeras noticias que aparecen sobre su ubicación en Los Santos de Maimona se remontan a septiembre de 1952. Dos fueron los motivos principales que detonaron la elección final de este municipio. El primer factor clave fue la situación geográfica; entre los ejes que forman la nacional N-630 (Mérida-Sevilla), la N-432 (Badajoz-Córdoba), y la vía del ferrocarril recién construida. El segundo factor determinante fue la calidad de la piedra caliza de la Sierra de San Cristóbal, con una previsión de explotación mucho mayor de la que finalmente fue llevada a cabo.

AUFI.Patrimonio Industrial

Fábrica de Cementos Asland, año 1956

El municipio, consciente desde el primer momento de los beneficios que este proyecto podía dejar en la localidad, ofreció todo tipo de facilidades para la instalación de dicha fábrica. La repercusión económica y social se notó rápidamente: la emigración se frenó, aparecieron nuevos comercios, talleres relacionados con el automóvil… Más de trescientas familias dependían de forma directa. Además, la propia empresa creó un centro de formación para cualificar a sus futuros empleados.

Atendiendo a las peticiones de la compañía, el Ayuntamiento enajenó la Sierra de San Cristóbal, y se adjudicaron 40Ha como ubicación para las canteras. Pasaron varios años en los que “Asland” procedió a su disfrute, abriendo tres grandes socavones y situando allí infraestructuras para el tratamiento y “maqueado” de la piedra.

La fábrica, por su parte, se instaló a los pies del Cerro del Castillo, a tan solo un kilómetro del municipio, tres de las canteras, y muy próxima a la estación de ferrocarril, ya que el tren era el medio de transporte más cómodo, práctico y barato para dar salida a la producción.

La construcción de la fábrica tardó dos años, los comprendidos entre 1953 y 1955, aunque su apertura se pospuso hasta octubre de 1956.

AUFI.Patrimonio Industrial

Fábrica de Cementos Asland, año 1956

Originalmente, la fábrica se componía de un solo horno, almacenes para maquinarias y el propio cemento elaborado, oficinas, laboratorio, viviendas para técnicos y gerentes, y una caseta-portería en el exterior del recinto, componían gran parte del equipamiento.

AUFI.Patrimonio Industrial

Esquema Fábrica Asland, Situación Original del Conjunto. Año 1956

El ritmo frenético de la empresa tuvo como consecuencia la contratación progresiva de obreros, llegando a su techo en la década de los sesenta con 300 operarios, resolviendo parte del paro agrícola que se vivía en 1960. De esos operarios, se estima que unos 100 estaban destinados a las canteras, mientras que el resto componía la plantilla de la fábrica.

El éxito fue tal que, a los pocos años de su inauguración, se llevó a cabo una ampliación de las instalaciones, construyendo la torre de refrigeración (símbolo posterior del sueño industrial del municipio).

AUFI.Patrimonio Industrial

Esquema Fábrica Asland, Ampliación del Conjunto. Año 1960

La dimensión empresarial iba en aumento, y eso se puede observar en las imágenes de la época, donde se observan los humeantes hornos, que no paraban de trabajar las veinticuatro horas del día. Este hecho, si bien constituía una muestra de la laboriosidad y del éxito fabril, también lo era como causa de denuncias de vecinos y agricultores, al ver que sus campos y viñas quedaban polvorientos, con el consiguiente daño que esto acarreaba, ya que las partículas se adherían a las plantas impidiéndoles su crecimiento y mermando las producciones.

AUFI.Patrimonio Industrial

Fábrica de Cementos Asland, año 1968

A raíz de estas quejas, iniciadas en 1965, la Comisión Provincial de Servicios Técnicos de Badajoz se reunió para tomar las medidas oportunas. Sin embargo, no fue hasta 1970, cinco años después, cuando estas medidas comenzaron a aplicarse.

A inicios de 1972 se habló, por primera vez en el ayuntamiento, de las dificultades por las que estaba atravesando la cementera y la preocupación que esa noticia generaba entre los vecinos.

Como causa de esa situación se iniciaron diversas gestiones para mantener la fábrica abierta. Aun así, se iniciaron una serie de acciones que harían tambalear la continuidad de la empresa: la carencia de medios, el traslado del personal especializado a otros centros, y la producción, que no resultaba tan competitiva como al inicio (las obras del Plan Badajoz ya había terminado).

Con todo ello, el 9 de Febrero de 1973 “Asland” dio por terminada su andadura en los Santos de Maimona.

Tanto el espacio de las canteras, como el terreno ocupado por la fábrica, fueron cedidos al ayuntamiento por el precio simbólico de una peseta, una estrategia que permitió a los empresarios abandonarlas sin necesidad de gastar dinero en el derribo o el mantenimiento. De esta forma se daba por finalizado el periplo industrial de diecisiete años del municipio.

AUFI.Patrimonio Industrial

Panorámica Actual Fábrica de Cementos Asland, año 2014

En la actualidad, las transformaciones realizadas en el conjunto fabril generan nuevos espacios y consideraciones. La fábrica se muestra como un objeto arquitectónico obsoleto, un esqueleto industrial en desuso y abandonado, pero de firme presencia en el paisaje.

AUFI.Patrimonio Industrial

Croquis de aproximación. Fábrica de Cementos ASLAND.

“Cada ciudad es un texto colectivo que vehiculiza y almacena una memoria colectiva, una narración geográfica e históricamente emplazada (…). Con cada edificio que desaparece o se transforma desaparece una forma ritual de vida, se silencian saberes y memorias colectivas, se apagan los ecos de los fantasmas que pululan en aquellos lugares, los que hicieron propios y en los cuales afincaron su memoria e inscribieron su huella en el tiempo (…)”

Gordon Matta Clark

BIBLIOGRAFÍA

BAIGORRI, Artemio. “El Plan Badajoz”. Badajoz, 1996.

CAYETANO ROSADO, Moisés. “Cuantificación de la emigración extremeña desde la posguerra a los comienzos del siglo XXI (1940-2005) . Universidad de Extremadura, Cáceres, 2006.

GARCÍA PÉREZ, Juan. “La industria extremeña en el siglo XX. Del avance moderado a la crisis y el distanciamiento de las pautas nacionales”. Universidad de Extremadura, Cáceres, 2006.

VV.AA. “Autarquía e intervención, el fracaso de la vertiente industrial del Plan Badajoz”. Revista de Historia Industrial nº14, Universidad de Alicante, 1998.

VV.AA. “Los Santos de Maimona en la historia”. Fundación Maimona, Los Santos de Maimona (Badajoz), 2009.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s